|  | 

Internacional

Las grúas del nuevo Bernabéu contra la ‘obsesión’ copera del Barcelona

img-responsive

No necesitaba una bola de cristal Florentino Pérez y el alto mando del Real Madrid para adivinar que uno de los finalistas de la Copa del Rey iba a sugerir el Santiago Bernabéu como sede para el partido del próximo 27 de mayo. En este aspecto, el Fútbol Club Barcelona resulta bastante previsible. Su insistencia no es nueva como tampoco lo son las calabazas que recibe en cada ocasión por parte del club blanco, que no quiere en su casa finales de Copa propias (perdió las tres últimas jugadas como anfitrión) ni ajenas. El guion se ha repetido, con el deseo/obsesión del equipo catalán filtrado ayer a la prensa barcelonesa sin que Josep Maria Bartomeu levante el teléfono para hacer la petición oficial. En los años anteriores nunca llamó a Florentino Pérez por este polémico asunto. Ambas partes asumen que en la idea hay un punto evidente de provocación forofa y que en el caso contrario, la respuesta que saldría del Camp Nou sería la misma: un rotundo no. Tampoco los réditos que la final de Copa dejan al propietario del campo (menos de medio millón de euros) motivan en exceso. El Bernabéu, en un buen día de eventos estivales con empresas, puede generar mejores cifras.

Ahora, además, el Madrid presenta poderosos argumentos disuasorios frente a la final. Si los plazos técnicos y de licencias se cumplen, horas después del último partido de esta temporada en la Castellana comenzarán las obras de remodelación del estadio, el gran proyecto que marcará el horizonte de la institución en los próximos años. Así lo confirmaron ayer a mediodía fuentes del club en el acto de presentación del libro La Undécima, escrito por el periodista del diario Marca Enrique Ortego y que repasa los títulos conseguidos por el equipo de Zinedine Zidane.

Afianzada (y en continuo desarrollo) la Ciudad Deportiva de Valdebebas, el siguiente paso en la evolución de la entidad será el nuevo Bernabéu, recinto diseñado con el objetivo de convertirse en uno de los motores económicos del escudo. Mayor superficie comercial, más restaurantes, un hotel de lujo, un ambicioso tour y museo con aires de parque temático… En la actualidad, la tienda Adidas de Padre Damián factura más de 250.000 euros en una jornada de partido grande. El Real Madrid quiere disparar ese y el resto de ingresos de explotación vinculados con su estadio.

Tras ajustar la maqueta a las correcciones municipales, el club lleva a cabo estos días los protocolos definitivos para estrenar la primera fase de la remodelación del campo, a realizarse el próximo verano. Antes, en la segunda quincena de mayo, las obras arrancarán. De hecho, los técnicos pretenden ponerse a trabajar horas después del último encuentro de Liga, contra el Sevilla, previsiblemente el sábado 13 de mayo. No hay tiempo que perder para no interrumpir el comienzo de la temporada 2017/18, a mitad de agosto.

La financiación del proyecto (unos 300 millones de euros) llegará del acuerdo con el fondo de inversión IPIC, controlado por el reino de Abu Dhabi. Precisamente, la próxima semana, con motivo del encuentro de la Champions ante el Nápoles, una delegación del emirato estará en el Santiago Bernabéu. IPIC, dueño del 100% del accionariado de la petrolera Cepsa, se ha fusionado con el también fondo emiratí Mubadala Development, en una nueva firma que cuenta con unos activos de 125.000 millones de dólares.

La compañía, que aún debe decidir el nombre que patrocinará el estadio madridista (Cepsa Bernabéu es una posibilidad), tiene en propiedad al Manchester City y las diferentes franquicias del club inglés en Estados Unidos y Australia.

jQuery(document).ready(function($) { $.post('http://pichangas.com/wp-admin/admin-ajax.php', {action: 'wpt_view_count', id: '1364'}); });

ABOUT THE AUTHOR

POST YOUR COMMENTS

Contáctanos

ligaspichangaschile@gmail.com

Si te es más fácil, puedes hablarnos por WhatsApp a los siguientes números:

+56 9 8429 9038
+56 9 8156 5389

Síguenos!